lunes, febrero 06, 2017

El Great Shift 15

Todos los derechos de la imagen aquí empleada pertenecen al creador/creadora original, si lo/la conoces, por favor apóyalo/apóyala. La imagen fue tomada prestada de: http://alfa-img.com/show/maria-swan-graphics.html

—Vamos corazón, ambos sabemos que tu también quieres hacerlo.

Realmente me cuesta creer que este momento ha llegado y la razón es más que obvia, pues hace tan sólo un año yo era un chico de secundaria común y corriente. Al menos hasta que el Evento de Intercambio de Cuerpos Masivo y Aleatorio tuvo lugar.


El Great Shift, como fue nombrado por los americanos, causó que más del ochenta por ciento de la población intercambiara cuerpos arbitrariamente por todo el mundo. En su mayoría los cambios ocurrieron a corta distancia y entre personas de edades similares.

De hecho, lo más curiosos es que el cambio más importante y que cambió el paradigma social en gran manera fue que más del cincuenta por ciento de los afectados presentaron un cambio de genero.

Sin embargo hay casos como el mío, donde algunos jóvenes intercambiaron cuerpos con personas que les doblaban la edad y viceversa.

Supongo que en este caso debo alegrarme, porque sólo terminé en el cuerpo de mi profesora de lengua. Porque escuche de personas terminando en cuerpos de ancianos o en el cuerpo de personas al otro lado del mundo.

Honestamente, pasar de ser un don nadie a ser una de las mujeres más atractivas del distrito no fue tan malo. Si bien es cierto que perdí más de quince años de mi vida, el pago bien valió la pena.

¿Qué puedo decir? Mi profesora tenía estas hermosas y largas piernas, a veces en fundadas en un par de sexis medias negras y a veces expuestas al natural para el deleite le los incautos. Luego estaba su bien formado trasero, generalmente cubierto por una falda tubo que te permitía imaginar cualquier cosa. Después estaba su exuberante pecho, esas hermosas frutas que se balanceaban con orgullo al andar, demostrando su superioridad por sobre el apenas floreciente encanto de las alumnas que pasaban junto a ella. Y por último un rostro que no podías dejar de contemplar siempre enmarcado por su bello y largo cabello. Ella era hermosa, y es justo decir que ahora yo lo soy.

Pero no todo es miel sobre hojuelas. Después de que el Great Shift tuvo lugar exploré muchas veces mi cuerpo en la intimidad de la privacidad y la verdad no fue lo que imagine.

Cuando jugué con mis nuevos pechos se sintió genial, pero el placer aunque constante no era suficiente. Recorrí mi nueva piel infinidad de veces e intenté hacer de todo con mi nuevo equipo. Sin embargo, lograr los orgasmos de los todos han escuchados resulto una tarea sumamente difícil.

Además, conforme el mundo comenzaba a reactivarse, me vi obligado a aceptar mi nueva posición en la sociedad.

Aquí debo decir que no me refiero a tomar la identidad de mi profesora. Lo que ocurrió es que cuando mi profesora logró probar su identidad, todas sus pertenencias regresaron a ella. Y debo agradecerle que, ahora que ella se encontraba en el cuerpo de un hombre, me donara toda su ropa.

Por otro lado al no aparecer mis padres, a mi se me declaró legalmente adulto y tuve que comenzar a valerme por mi misma como una mujer adulta con bajo nivel educativo y sin ingresos para continuar haciéndolo.

Algo bueno, es que, al lograr corroborar mi identidad también, pude reclamar mis pertenencias y las de mis padres. Además de que como medida de emergencia, en un intento por dar estabilidad a los miles de millones de afectados, los gobiernos obligaron a los bancos a condonar muchas de las deudas. Aun que claro está, no fue gratis, pues fue el dinero de los seguros de todas las personas desaparecidas con lo que se uso cubrir el costo, en la manera de lo posible.

Adaptarme a mis nuevas circunstancias fue complicado, no lo niego,  pero de alguna forma lo logré. Y así es como llegamos a los eventos de esta noche.

Hace dos meses me reencontré con uno de mis mejores amigos, quien terminó en el cuerpo en el cuerpo de un hombre apenas mayor que el cuerpo que ahora me pertenecía y comenzamos a salir… Y para hacer la historia corta, hoy es la noche en que por fin voy a dar el salto y hacerlo con un hombre.
—Realmente estas preciosa.

—Gracias —lamí mis labios increíblemente excitado por lo que estaba por ocurrir—. Pero no tengas miedo, mi amor. Sin importar el pasado, ahora soy una mujer en cuerpo y alma. Y realmente quiero que me hagas el amor como sólo un hombre puede hacérselo a una mujer.


Si te ha gustado esta historia,
por favor califícala y deja un mensaje.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...